RSS

Resucita tu domingo.

Cada hermoso amanecer de día domingo es una magnifica reminiscencia de la gloria de nuestro amado redentor. El día domingo es día de gloria, día de adoración profunda reflejada en consagración, temor y santidad. Cierto escritor dice:
“el cristiano que no se presenta por la mañana a su iglesia en día domingo, está dejando perder la inmensa bendición de encontrarse con su Señor resucitado, como aquellas dos Marías”.
Querido amigo y hermano, no permitamos que vanas interferencias nos aparten de ese encuentro sublime y glorioso que es nuestra adoración dominical. Hagamos nuestro ese terremoto, veamos el ángel que descendió e informó, vivamos las palabras: resucitó y no temáis, para continuar avanzando con paso firme a la madurez espiritual.
Cada domingo permite que nuestro maestro, amado redentor y rey; sepa que hemos llegado a buscarle a él, a nadie más. Que estamos buscando su gloria y no la nuestra, que tenemos temor y temblor por ocuparnos siendo salvos, dando mucho fruto.
¿Has reflexionado por qué quienes somos padres nos recostamos y abrazamos a nuestros hijos sintiendo una potente fuerza de paz y quietud? ¿Quién nos está brindando eso? ¡Un niño! Muchísimo más débil que nosotros, con menos conocimiento. Sabemos que les amamos profundamente y que nos aman, aunque su comprensión del significado de ese amor es menor…
Exactamente igual es con nuestro Señor, él nos busca en un abrazo de amor a pesar de nuestra poca comprensión e imperfecciones.
En nuestro nuevo domingo, recordemos las Escrituras:

Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, Jesús les salió al encuentro, diciendo: ¡Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies y lo adoraron. Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán.

Dispongamos nuestro corazón a adorarle y a compartir con otros la victoria de la resurrección, las buenas nuevas de salvación y Su paz, cual el mundo no la da. Hoy puede ser un buen día para comenzar…

¡Qué bueno estar en Cristo!

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en abril 20, 2014 en Vida cristiana

 

La paradoja del cristiano.

Con mucha sutileza y diáfana resolución me propongo plantear este pensamiento que ha estado rebotando en mi mente y corazón, cuando examino la condición humana y la vida de quienes decidimos en algún momento recibir la salvación y señorío de Jesús, volviéndonos de esta manera hijos de Dios.

Como sabrás, no es necesario ser filósofo para filosofar, ni cristiano para creer. Pero he aquí el punto: Si somos cristianos, es bajo el supuesto que hemos creído a Dios, de lo cual se derivan, desde mi perspectiva, dos vertientes para accionar en la vida:

1- Crees, por tanto confías en las promesas para ti, generados por la base de tu creencia, que para nuestro caso es Dios. En esta línea de pensamiento surge la siguiente interrogante: si el cristiano cree en Dios, ¿por qué no confía contundentemente en Dios?

2- Crees, por tanto temes a las verdades propuestas por Dios en cuanto al pecado, en quien has depositado tu fe. Entonces, la siguiente pregunta es: si el cristiano le cree a Dios, ¿por qué entonces no vive una vida de temor y reverencia a él?

Probablemente estás pensando: uhhm, yo si estoy tratando de sobrellevar los dos planteamientos; y te creo. Pero la palabra paradoja, según wikipedia, plantea demostrar las limitaciones de las herramientas de la mente humana. Aparte de ser una idea extraña opuesta a lo que se considera verdadero o a la opinión general. En otras palabras, es una proposición en apariencia verdadera que conlleva a una contradicción lógica o a una situación que infringe el sentido común.

Pienso que la base de mucho desliz y afán desesperante en el cristiano, radica en confiar y no desligar nuestra mente carnal como herramienta en nuestras luchas (ya que es limitada) y no asimilar en su lugar la mente de Cristo. La biblia, que es la autoridad en la vida de todo cristiano dice:

“Porque ¿QUIEN HA CONOCIDO LA MENTE DEL SEÑOR, PARA QUE LE INSTRUYA? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”. 1 Cor. 2:16

“hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del pleno conocimiento del Hijo de Dios, a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”. Efe. 4:13

Si estás sufriendo por la adversidad en tu vida (enfermedades, infidelidades, deudas, etc.) te invito a que confíes plenamente en las promesas de quien “todo” lo puede. Y si tu problema es un desliz por falta de temor a Dios, que recuerdes que abogado tenemos en Jesús, pídele perdón, Él es nuestro salvador.

Resolver en nuestras vidas la congruencia de la realidad espiritual a la cual hemos sido llamados, deberá ser una de nuestras principales metas en la vida, para nuestro disfrute y como testimonio a otros. Todo esto nos llevará a la madurez.

Bendiciones,

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 11, 2013 en Vida cristiana

 

La Complacencia…

Cuanta satisfacción se siente cuando algo te complace.  Cuando miras el fruto de tu esfuerzo proyectado en buenos hijos, buena casa, buenos amigos, un buen trabajo, etc.

La vida nos permite con el paso del tiempo, tener algunas de estas alegrías. Viene a mi mente la expresión del Padre, Dios mismo cuando dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” Mat. 3:17. Maravillosa expresión que nos plantea que si quieres complacer a Dios, debe ser a través de Jesús.  Y este punto es crucial en nuestro crecimiento cristiano; si buscas complacencia para ti, es seguro que buscas estar en tu zona de seguridad. El cristianismo te plantea salir de esa zona y extender el  Reino, complaciendo al Padre a través de llevar fruto en su Hijo; sino lo haces tristemente estarás limitando tu crecimiento. Todas las cosas que valen la pena requieren mucho esfuerzo, constancia, tenacidad y coraje.  Te imaginas a estos hombres pensando:

–           Josué: bueno, Dios dice que me esfuerce ¡bien!, pero ya nos esforzamos antes, no conquistemos Jericó y nos quedamos a vivir en la zona…

–          Nehemías: ¡ahhh! Muchos obstáculos para construir el muro, mejor me regreso…

–          Moisés: prefiero el palacio de Faraón antes que el vituperio con Israel…

–          Pablo: mejor  desisto  del evangelismo, esta apedreada en Listra sí me dolió…

La lista es larga, pero el concepto es el mismo: ¡No te detengas! Sal de tu zona de confort y desarrolla las buenas obras que Cristo ha preparado de antemano para que andes en ellas.

Bendiciones,

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 12, 2012 en Vida cristiana

 

Un amor tan grande…

Me enternece pensar en mi amigo David Guadrón, su esposa Carolina  y Camilita, la hija de ambos, quien padece un extraño síndrome llamado  Kinsbourne; lo que les ha hecho viajar hasta Norteamérica buscando el tratamiento adecuado para tal síndrome. Ha sido desbordante el acompañamiento de la Gracia hacia ellos, en todo el proceso, como lo dice David: Dios ha estado allí todo el tiempo.

Todo esto me recuerda cuando yo mismo padecí una extraña situación de salud que hizo me hospitalizaran. Recuerdo ver a mis padres muy, muy preocupados y rebuscándose con dinero para los gastos. Si eres padre (o madre) sabrás de lo que te hablo. Y es que uno de padre dará su vida misma por amor a un hijo. Admiro a David por su empeño y la forma en que ha tomado toda esta situación (se dice que atrás de Kinsbourne suele haber un cáncer).

Esta línea de pensamiento me llevó a considerar al Padre, quién entregó a su unigénito Hijo para morir vergonzosamente en una cruz, cargando sobre Él todo el pecado que te puedas imaginar y mucho más (violadores de niños, de ancianas, asesinos en serie, todas las masacres de la humanidad, tus mentiras, fornicaciones, adulterios, envidia, malicia, etc.). Siendo tan inmenso el paquete de pecados, no había forma que la humanidad compensara su deuda con Dios; y él decide entonces reconciliarnos por medio de los que más ama: a su Hijo.

 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16.

Me sacude, me enternece y me humillo delante de tal información. Ojalá y todos le tomáramos la palabra y creyéramos, lastimosamente no todos lo harán. Los Guadrón lo hicieron hace mucho tiempo y sus corazones están resguardados en Dios…

Y tú ¿le crees?, ¿estarías dispuesto a recibir el señorío de Jesús en tu vida y alcanzar vida eterna? Puedes orar:

“Dios eterno, confieso que soy un pecador y me arrepiento de todas mis faltas. Entra a mi corazón. Perdóname por mis pecados. Creo que Jesús murió por mí y que resucitó de entre los muertos con Poder; y ahora es Salvador y Señor. Límpiame en su sangre. Me rindo ante Ti y te entrego mi corazón. Dame fuerzas para sostenerme en el Espíritu Santo. En el nombre de Jesús mi Salvador y Señor desde ahora y  para siempre. Amén”.

Bendiciones,

 
Deja un comentario

Publicado por en noviembre 10, 2012 en Vida cristiana

 

Etiquetas:

En conclusión…

la razón me incita a relegar… pero el corazón que es de Cristo a continuar.

La presión de la vida a claudicar… la fuerza del espíritu a continuar.

Los placeres del mundo a saborear… el fruto del Espíritu a frenar.

La codicia acecha sin parar…  el amor por otros a sembrar.

Las pasiones de la vida a desbordar… Cristo la Vida todo me da.

 
Deja un comentario

Publicado por en octubre 4, 2012 en Vida cristiana

 

Somos culpables…

Las abejas productoras de miel hacen una labor maravillosa. Viven en comunidades que llamamos colmenas, tienen una reina y producen ese delicioso manjar: la miel. La humanidad depende de la miel para consumo, hacer productos  para la piel, el cabello, medicinales, etc.  

 

Recientemente vi  una película infantil  – recordando mi infancia  –  que trataba sobre una huelga de las abejas que nunca paraban de producir miel, hubo alguien que las comandó y “ganaron”. Pararon la producción y les fue devuelta toda la miel que habían producido, llenando grandes contenedores, dedicándose luego a descansar. Mientras tanto las plantas, sobre todo las flores comenzaron a marchitarse por falta de la polinización que en parte es desarrollada por estos animalitos cuando andan de flor en flor. Cuando alguien le mostró al promotor de la huelga lo que estaba sucediendo se arrepintió y decidieron ayudar a restaurar lo que se estaba perdiendo.

En la palabra de Dios, se habla de los cristianos o seguidores de Jesucristo, como la sal de la tierra y la luz del mundo; diciendo que si la sal se arruina y la luz se esconde,  para nada sirve. Las abejas no paran de producir, el cristiano de igual manera debe hacerlo. Pablo decía:

 “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.”      (2 Tim. 4:6-8).

Como fiel obrero nunca desistió de su entrega por quien le había llamado.  Nuestra tarea es “estimular, rogar, insistir para que otros quieran ser como Jesucristo y si es necesario en el trayecto morir, debemos estar dispuestos”

 

Pablo decía ser un “embajador en cadenas” en Efe. 6:20, pero al fin al cabo embajador, representante de Dios en la tierra. La abeja está dispuesta a dar su vida (picando) en defensa de su colmena…

¿Qué daríamos tú y yo por la humanidad perdida si amáremos a Jesucristo y a las personas por quienes Él murió?

 En la película la humanidad se estaba perdiendo por falta de obreros…

 ¿Hacia dónde sabes que va el alma del que muere sin Jesucristo?

 

¡Ten ánimo y atrévete por el Espíritu Santo a  tomar nuevas decisiones al respecto! Al fin y al cabo, si eres cristiano has muerto al mundo y a sus vanidades y te es más conveniente convertirte en obrero del Señor.

 

¿Puede algo ser más importante?

 

 

Bendiciones,

 
Deja un comentario

Publicado por en septiembre 12, 2012 en Vida cristiana

 

La Interpretación Privada…

Retomo la escritura, como la imperiosa necesidad de expresarme y dar rienda suelta a mis inquietudes sobre el entorno político,  y la tristemente célebre palabra: democracia.

Al estar escuchando las noticias y lectura de periódicos, he podido constatar la débil y frágil actitud humana ante las interpretaciones de la letra.

 

 El tener idiomas para  comunicarnos es una de las maravillas que nos diferencian de los animales. Estos idiomas a su vez, permiten las expresiones de las condiciones generales con las que un país se permitirá construir su conglomerado social, dictando leyes que le sostengan a razón de las diferencias que en algún momento puedan suceder, a nivel personal o colectivo.

 

Nuestro pequeño país está siendo bombardeado por la corriente de la “interpretación privada”,  que sirve a muchos para contener caprichos, conspiraciones, ansias de poder, etc. , que parece ser todo lo que a ciertos políticos les interesa.  A nivel religioso ha sido igual, por años, la interpretación privada de las Sagradas Escrituras fue una de las tristes aberraciones de la historia. Pienso que ciertas leyes pueden y deberían cambiarse. Cada ciudadano tenemos el derecho y deber de ejercer nuestro voto para colocar a aquellos ciudadanos que “queriendo servir a la patria” se inscriban y sean colocados para tal. El caso es que esa patria ya existe con sus leyes y reglas, las cuales solo por unanimidad de las partes pueden ser cambiadas.

 

La biblia nos habla de muchas ocasiones en el Antiguo Testamento,  en las que algunos pretendieron “cambiar” a sus representantes ante Dios, o doblegar sus leyes, y todos fueron literalmente consumidos o tremendamente reprendidos. La moral absoluta existe, porque esa moral viene de Dios. Quien pervierte los derechos de un pueblo por la forma en que quiere vivir, en su momento dará cuenta. No te preocupes por eso.

 

No sé hacia qué lado del espectro político extiendes tu mano, pero si te puedo garantizar que sólo la presencia de Jesús en nuestra vida nos puede hacer comprender  que no podemos confiar ni en los unos, ni en los otros. Recordando que debemos respeto a las autoridades, ejerciendo nuestros derechos civiles para poner resistencia si algo no nos parece (un tanto complicado que si encontramos que ambos bandos son autoridad), pero nuestro actuar como cristianos no debe transgredir la ley.

 

Así que te invito a que doblemos nuestras rodillas para que nuestro rey venga, que los que se han de unir a la iglesia, los busques y se unan, para que pronto haya verdadera justicia aquí en la tierra, cuando Él reine.

 

Bendiciones,

 
Deja un comentario

Publicado por en julio 14, 2012 en Vida cristiana